LA UNIDAD COMUNICACIONAL COMO ALTERNATIVA A LA GUERRA MEDIÁTICA por Patricia María Guerra Soriano

Con la premisa de conversar sobre el estado del campo comunicacional en América Latina y la situación de guerra mediática que, actualmente, encuentra uno de sus epicentros en Cuba, el Doctor Fernando Buen Abad participó, este miércoles 7 de abril, en el espacio radiotelevisivo de la Mesa Redonda.

Lo que algunas personas-dijo el director del Centro Universitario para la Información y la Comunicación Sean McBride- caracterizan hoy como una guerra híbrida e irrestricta es, en realidad, una guerra de canalladas para atacar a los pueblos y ha cobrado “una capacidad macabra” nunca vista a partir de su despliegue en las escalas financiera, mediática y militar.

Tras ese diagnóstico de los problemas, que se agudizan en el área de América Latina y el Caribe, resulta medular la concepción de estrategias innovadoras centradas en la unidad y en la historia de las luchas comunicacionales de la región.

De ahí que Buen Abad confía en la prioridad de desarrollar una serie de herramientas diversas, capaces de enfrentar la suplantación de conceptos, las tácticas de manipulación y de impacto psicológico inyectadas desde los laboratorios estadounidenses y sus aliados en la Organización de Tratados del Atlántico Norte (OTAN).

“Esa usurpación simbólica está surtiendo un efecto en ciertos campos de la batalla determinado por su dominio de la velocidad, de la ubicuidad, y porque, además, trabajan sobre insumos básicos de ataque psicológico con un sistema automatizado de robots”.

A la par que el panorama se torna complejo, aparece-precisa el Doctor en Filosofía- una interpelación significativa: ¿Qué estamos haciendo nosotros?

Los próximos pasos deben ir en función de “planificar acciones, siempre y cuando reunamos como condición, la articulación científica y política de las propuestas”, pues-afirma Buen Abad-la ofensiva mediática está golpeando a las poblaciones más desprotegidas.

“No tenemos herramientas psicológicas, ni semióticas, ante semejante violencia, no estamos logrando un sistema que contrarreste el discurso hegemónico, el vacío de información y la distorsión de la información que nos llega”.

Además, los dueños de las trasnacionales mediáticas son inversionistas de la industria bélica y de la banca internacional, por lo cual se dilucida un frente de trabajo importante que plantea la unión como principal respuesta.

“En este continente hay un archipiélago inmenso de voluntades comunicacionales y hay un trabajo que no estamos haciendo todavía que es el de tender los puentes entre esas iniciativas”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s