PERIODISTAS ANTE EL DOLOR por Iris Hernández

Esta reflexión de una periodista cubana, me trae a la mente las grandes diferencias entre una sociedad humanista como la que, en medio de millones de obstáculos,  construimos los cubanos y cubanas basada en el respeto al dolor, a la dignidad, en la solidaridad y la ayuda y una capitalista, que saca lo peor del ser humano. Los medios extranjeros, acostumbrados al morbo, a la búsqueda de la “exclusiva” -y el dinero y la fama tras ello-,  a luchar como fieras por tratar de ganar un lector a toda costa y de quedar bien con quien paga,  no escatiman en injuriar, en dañar, en acusar, en herir, poco importa la verdad. No nos confundamos, el ser humano tiene potencialidades para ser mejor. La sociedad del egoísmo no es el estado natural de las cosas y es lo que está llevando a la especie humana a su fin. Sigamos siendo diferentes. (Nota de la editora del blog)

¿Cómo hacer este trabajo sin violentar ese espacio cargado de sufrimiento?

Las facultades de Periodismo no enseñan a lidiar con el dolor. Ni pueden. Esa parte queda a la práctica, a un abecé individual que circunstancias aciagas y azarosas determinarán si se aprende. Sin embargo, se puede anticipar que cada reportero sale a dar cobertura ante situaciones de desastres con un morral de incertidumbres sobre lo que va a encontrar. Pero nunca está lo suficientemente preparado  para ver los ojos de las víctimas, de los sobrevivientes, de las familias que han perdido a alguien.

El avión siniestrado en La Habana este fatídico 18 de mayo, en el cual fallecieron 110 personas, nos hace pensar en esa idea muchas veces compartida: la noticia que nadie quiere dar, y mucho menos encabezar.

La opinión pública ha demostrado una solidaridad inmensa porque también ha tenido la información precisa, abundante y oportuna. Pero, ¿cómo hacer este trabajo sin violentar ese espacio cargado de sufrimiento? ¿Cómo hacer una foto, cómo enfocar una cámara, mientras otro llora y sangra por dentro? ¿Cómo explorar esas miradas al vacío a través de un lente?

El entrevistador podrá tener una idea sobre qué preguntar a un doliente, pero la realidad de la tristeza le borrará de un plumazo cualquier cuestionario. Y solo tendrá a mano el respeto. Deberá sobreponerse a un corazón estrujado y seguir la brújula de los millones pendientes de una respuesta. Por eso quien pregunta se acerca con timidez, como si se disculpara por hacer bien su trabajo, como si pidiera perdón. Y así lo hemos visto en estos días de luto.

Estas situaciones también someten a escrutinio el valor y sensibilidad de los profesionales de la palabra. Hay una línea fina que nunca debería cruzar un periodista, entre lo que muchos necesitan, quieren conocer para cumplir ese derecho de estar informados, y el otro lado más primitivo del morbo y el sensacionalismo.

Muchos celulares se encienden y graban en los primeros minutos del desastre, y quizás algunas imágenes solo sirvan para compartirlas de mano en mano en cualquier esquina, pero tal vez otras permitan arrojar luz en las investigaciones del suceso o para calibrar –si se puede todavía más- tamaño siniestro, o para guardar el heroísmo de vecinos devenidos rescatistas.

Mientras las redes sociales hoy día comparten algunas informaciones falsas, la gente sigue confiando en el periodista, quien aun con los ojos nublados frente a una pantalla solo atina a pensar en el otro, en el  que espera una noticia, la noticia, y también padece el dolor.

 

Fuente: Cubaperiodistas

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s