LA HUMANIDAD NO DEBE OLVIDAR por Roilán Rodríguez

Una reflexión necesaria a 72 años de la victoria contra el fascismo.

 

“¿De qué sirve estar contra el fascismo- que se condena-

si no se dice nada contra el capitalismo que lo origina?”[1]

Bertolt Brecht

 

Hay acontecimientos extraordinarios en el decursar de la Humanidad que no deben olvidarse jamás: la derrota del fascismo es uno de ellos. El 9 de mayo de 1945 quedó grabado en las páginas de la historia como el día del triunfo de la dignidad humana frente al holocausto de pueblos enteros, de la cultura ante la barbarie.

4d30d285440c33f5e08fa4c54b9e2723

A 72 años de la heroica victoria, por las vidas preciosas y generaciones que se perdieron, es necesario recordar la épica lucha del pueblo ruso durante la Gran Guerra Patria que pagó el elevado precio de más de 27 millones de sus mejores hijos.

Tampoco debe ignorarse que, como ha señalado Fidel: “El fascismo surge en el mundo precisamente después de la Revolución de Octubre; el fascismo surge en el mundo como un instrumento contra el marxismo- leninismo. Fueron los países capitalistas y los países imperialistas los que crearon las condiciones para el surgimiento del fascismo en el mundo; y toda la campaña de los fascistas, desde que surgieron en Europa, se encaminaba hacia el anticomunismo, hacia el exterminio de los comunistas y hacia la destrucción de la Unión Soviética (…) El fascismo era la expresión más acabada del pensamiento reaccionario burgués  e imperialista; y desde que Hitler salió a la palestra pública declaró sus propósitos de agredir un día a la Unión Soviética, proclamó sus doctrinas racistas y sus ideas acerca del exterminio de pueblos enteros, de la esclavización de decenas de millones de hombres y de las conquistas de nuevos territorios”.[2]

Hoy las potencias capitalistas, como parte de la guerra cultural han lanzado una nueva campaña agresiva para distorsionar la verdad histórica. Muchas veces la calumnia y la mentira han sido las fieles alidadas de Occidente en las empresas colonizadoras por el reparto  territorial del mundo. Así estallaron dos conflictos mundiales.

La historia recoge con dolor la intervención fascista en España, en 1936, que constituyó el preludio de la Segunda Guerra Mundial. En aquellos días aciagos, el fascismo probó sus armas de exterminio en sitios como Guernica e inició una larga escalada que culminaría con la invasión a Polonia y en una contienda que costó más de 50 millones de vidas y la destrucción y ruinas de continentes enteros.

Como se conoce el nazi- fascismo se caracterizó por los brutales asesinatos contra poblaciones de personas indefensas, a quienes enviaban al terrible infierno de los campos de concentración; también invadió a países vecinos con divisiones acorazadas y reprimió conspiraciones masónicas y bolcheviques en el seno de los propios pueblos; pero lo que no se ha divulgado lo suficiente todavía es el sofisticado sistema que implantaron para garantizar el adoctrinamiento de las nuevas generaciones, la manipulación de la juventud y la promoción de su aberrante ideología.

Sin embargo, en pleno siglo XXI, tendencias neofascistas y xenófobas se reproducen en varios países. Estamos ante un peligro mucho más grave porque se pretende un retorno del fascismo a escala universal, con una maquinaria bélica cuyo potencial nuclear  alcanza un poder devastador, capaz de destruir cualquier nación en cuestión de minutos.DAEorkkXcAE-YLG

Asisten al siniestro propósito de imponer una tiranía mundial neofascista que garantice a la superpotencia imperial el control de los mercados, materias primas, fuentes energéticas, industrias y servicios fundamentales del planeta.

Se impone un criterio intervencionista que viola los acuerdos en materia de derecho internacional y pretende arrasar con los principios irrenunciables de soberanía y autodeterminación de los pueblos. Viejos y nuevos métodos de guerra no convencional y estrategias de “golpes suaves” se ensayan contra varios países y regiones completas.

En esta agresión a la paz mundial se articulan las teorías fascistas de la guerra preventiva y la guerra relámpago, a las que se añade un poderoso sistema de propaganda y desinformación de los grandes medios de comunicación al servicio del capitalismo. Sin duda alguna, el plan maquiavélico de Goebbels también está presente en el neofascismo.

Aún en época más reciente, la invasión militar a Irak, Libia y las amenazas reiteradas contra Siria, Venezuela y otras naciones,  son una expresión real de la doctrina de ataque preventivo, proclamado ayer por Hitler, retomado por Bush, y continuado en el presente por los halcones del Pentágono y de la Casa Blanca.

En momentos dramáticos y en extremo peligrosos para la humanidad, cuando el fascismo intenta resurgir con la pretensión de ejercer su brutal dominio sobre el planeta, valiéndose de la maquinaria propagandística que se ha desatado, se hace necesario no olvidar la historia para forjar una posición crítica y una cultura de la resistencia frente al pensamiento único y el proyecto de colonización cultural imperialista.

Nuestras reflexiones deben imponerse y desbrozar el camino para seguir consolidando un frente antifascista y antimperialista a escala universal. Tenemos que movilizar el talento, las ideas y el pensamiento para defender la historia y prevenir el futuro.

Cuentan que un connotado nazi en el año 1936, hizo una bestial afirmación: “Cuando oigo la palabra cultura, desenfundo mi revólver”, esta frase sería replicada 32 años más tarde por el destacado intelectual cubano Roberto Fernández Retamar, con una declaración humanista para todos los tiempos que me place repetir un día como hoy: “Cuando oigo la palabra fascismo, desenfundo mi cultura”.[3]

 

 

*MSc. Cultura Económica y Política.

 

[1] Brecht, Bertolt. “Las cinco dificultades para decir la verdad”, Boletín del Seminario de Derecho Político, No. 29- 30, noviembre de 1963. Salamanca. España.

[2] Castro Ruz, Fidel. Fragmentos del discurso pronunciado en el XXX Aniversario de la victoria sobre el fascismo, mayo de 1975.

[3] Ver en: Intelectuales y artistas cubanos contra el fascismo. Mesa Redonda efectuada en los estudios de la Televisión Cubana el 14 de abril de 2003. Editora Política. La Habana, 2003.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s