TWITTER: UN COCTEL DE SENTIMIENTOS PARA EL CEREBRO EMOCIONAL por Liliam Lee    

#ElFlacoDeLasRedes, como se hace llamar Erick Lozano, es un hashtag que no solo describe su físico, sino que además delata su mayor afición. Este joven profundamente bolivariano y chavista llegó a la universidad para formarse en la especialidad de Publicidad y Mercadeo, pero en sus comienzos se percató de que crear necesidades de consumo no era su paradigma profesional: ese principio eminentemente capitalista entraba en abierta disquisición con su actuar, que define irreverentemente de izquierda. Sin embargo, el oportuno consejo lo mantuvo durante cinco años en el aula de la que egresó “conociendo al enemigo desde adentro”.

A la cátedra, Erick unió su incondicional vínculo con la red de redes. Es en ese sitio donde mejor se le conoce. Desde allí muestra con agresivo desenfado quién es. Este joven publicista y mercadólogo, egresado del Instituto Universitario de Tecnología de Administración Industrial y con una especialización de Gerencia en Redes Sociales y Marketing Digital del Instituto del Internet, avalado por la Universidad Central de Venezuela, es profesor de la Universidad Bolivariana en el área de Comunicación Social. Su tiempo también lo divide en tareas de coordinación de la Misión Robinson Digital, como social manager, asesor y estratega de campañas social media, comunicador digital, responsable de agitación, propaganda y comunicación de la JPSUV Miranda, donde además es Secretario de Comunicaciones.

Como si todavía no fuera suficiente con esa larga lista de obligaciones y deberes, #ElFlacoDeLasRedes no pone reparos cuando de compartir conocimiento se trata. Durante el reciente evento Venezuela Digital 2017 se le escuchó disertar sobre el Neuromarketing y su capacidad para enganchar las emociones del público. Y de allí, llegó a las páginas de La Jiribilla para conversar con un público que comienza a dar sus primeros pasos en el atractivo espacio digital.

Millones de cuentas activas en Twitter permiten conectar a millones de personas haciendo intrascendente las distancias geográficas. ¿Qué valor le confiere usted a esta relación? ¿Cómo funciona?

Twitter se caracteriza por ser una de las plataformas generadoras de contenidos instantáneos. Actualmente, en el ámbito político, es una red social donde la masificación de noticias se viraliza, lo cual dota a la información de un mayor alcance.

Esta aplicación permite, a través de 140 caracteres, describir un suceso, escribir una frase o comentario y en un corto tiempo lograr que miles de personas lo conozcan. Ese alto valor de difusión provoca que los grandes emisores dirijan su mirada a esta forma de comunicación y trabajen en hacer más atractivos sus títulos y contenidos, poniendo énfasis en generar duda o intriga en su público meta.

Otra particularidad de esta red social es que funciona como un portavión de la mensajería instantánea, permitiendo que los usuarios se conecten en tiempo real con algún hecho o personalidad.

Cuando se habla de posicionar determinado tema, ¿a qué se hace referencia? ¿Cómo se logra ser tendencia en Twitter?

Debemos comenzar por conocer la definición de etiqueta o hashtag. A través de esta simbología se van posicionando los temas del momento, los usuarios comentan y postean sus opiniones.

En Venezuela existen miles de laboratorios de comunicación digital, que se encargan de posicionar tendencias para vender una realidad ajena a la que se vive en la sociedad venezolana.Para ser tendencias o posicionarse se necesita que crezca el número de usuarios interesados en twittear el tema, un comportamiento que permitirá incluirse en el top 10 con rapidez. En resumen, a mayor cantidad de tweets y retweets, más fuerza adquiere la etiqueta.

En Venezuela existen miles de laboratorios de comunicación digital, que se encargan de posicionar tendencias para vender una realidad ajena a la que se vive en la sociedad venezolana.

En estos últimos días de tensión en mi país se ha evidenciado cómo la derecha fascista usa estas herramientas, estos mecanismos de posicionamiento de contenido, para justificar una intervención foránea en nuestra nación. El tratamiento de los temas políticos dentro de las redes sociales, y sobre todo en Twitter, ha llegado a posicionar matrices de opinión muy diversas.

En estos momentos, presidentes, personalidades de la política y la cultura emplean Twitter como medio de comunicación; se ha llegado incluso a involucrar resultados de elecciones presidenciales con el uso de esa red social. ¿Cuánto de real existe en esta afirmación? ¿Es válido su uso para condicionar actitudes?

Por supuesto que sí, las redes sociales —y aquí englobamos a todas las plataformas digitales— son usadas como termómetro y contribuido a la manipulación popular por parte de un sector político; generando en ocasiones tensión, rabia y emociones muy diversas contra determinados procesos sociales. Debemos recordar que no es solo el uso de las redes sociales, sino también el uso de mecanismos del marketing que llegan a manipular la conciencia y la respuesta del individuo. He estado haciendo seguimiento muy de cerca a las campañas digitales que han desarrollado la derecha venezolana y de diversas partes del mundo y hemos encontrado verdaderas plataformas de neuromarketing, que juegan y vulneran las emociones del ser humano, colocándolo en franca inestabilidad con relación a su entorno.

¿Qué nivel de preferencia, entre otras herramientas digitales, tiene el Twitter entre los jóvenes?

Los jóvenes están migrando de las redes sociales comunes, como son Facebook y Twitter. Esto se debe a que ven estos sitios como su círculo social privado pero sienten que los adultos (abuelos, padres, tíos) han comenzado a usar estas plataformas, generando en los jóvenes la sensación de que su privacidad está siendo invadida. Esas son las razones por las que hoy ese grupo busca otras alternativas como Instagram, Snapchat y Tumblr.

Se dice que durante las elecciones parlamentarias en Venezuela, esa red social influyó en el resultado final. ¿Cómo funcionó para lograr ese propósito?

En el año 2015, tras la pérdida de la Asamblea Nacional, pasamos por un proceso de estudio y análisis, buscando respuestas concretas. Sin duda, uno de los motivos fue la difícil situación que atravesaba y atraviesa el país ante los bajos precios del petróleo. Aunado a eso está la guerra económica que ejercen sectores privados, los que han apostado por una ruptura y pérdida de los motores económicos, creando desabastecimiento en productos de primera necesidad.

Estas campañas partieron de ser emotivas (neuromarketing) a trabajar al pueblo a través de los tres cerebros: el analógico racional, el emotivo y el reptil, responsable este último de la sobrevida en condiciones adversas.Pero detrás de eso hubo un factor con mayor alcance, penetración y daño, que fueron y siguen siendo las campañas de comunicación a través de medios convencionales y no convencionales.

Estas campañas partieron de ser emotivas (neuromarketing) a trabajar al pueblo a través de los tres cerebros: el analógico racional, el emotivo y el reptil, responsable este último de la sobrevida en condiciones adversas. La estructura respondió a fases y la segmentación de las audiencias tuvo en cuenta niveles sociales, edades y datos demográficos.

En nuestro país hubo un fenómeno que caló mucho en los sectores populares, esos que son bastión de la revolución. Se trata de “La Yubraska”, un personaje que se hizo viral a través de las plataformas digitales de mensajería instantánea y consistía en un archivo de audio concebido en jerga popular, cuyo contenido generaba polémica, ya que a través del chiste y la jarana llamaba a dar un voto de castigo a la Revolución Bolivariana.

Otro sector que es atacado sistemáticamente es la juventud, con los llamados youtubers y figuras de la farándula como ciertos cantantes, ya que estos individuos son referentes para la moda y para todo lo que se considera chic, especialmente entre los más jóvenes.

Tenían que buscar una figura venezolana que se identificara con los jóvenes, y construyeron a Nacho, un reguetonero conocido y lo complementaron con alguien carismático y de alta influencia entre el público femenino, conocido como Chino.

Unas cinco semanas antes de las elecciones estrenaron un video musical, cuya letra era emotiva, romántica, nostálgica, pero que a su vez generaba tristeza, desilusión en la gente; todo un coctel de sentimientos con los que activaron el cerebro emocional.

Cuando se analiza ese audiovisual, se descubren analogías con nuestra Revolución. Los espacios utilizados, la escenografía de zonas populares, carros otorgados por el gobierno, sitios recuperados por el gobierno y así sucesivamente y se descubre una intencionalidad negativa al chavismo. En este caso, consideramos que cumplió su objetivo de persuadir emocionalmente a la juventud.

En su desmontaje semiótico también estudiamos el sonido, repetitivo e incorporando partes del cuerpo. Uno de los slogan fue “Vota por la manito”, una canción pegajosa que, aunque te resistieras, terminabas tarareándola. Las personas que participan en los videos no enseñaban sus rostros, solo parte de las extremidades de su cuerpo. Eso, a nivel de psicometría y psicología, significa ayuda, respaldo, confianza, haciéndole creer que ellos estaban para ayudarlos.

Sin embargo, los resultados esperados al tener una Asamblea mayoritariamente opositora no se han cumplido. Han pasado ya dos años y el legislativo no ha generado ni una sola ley que favorezca al pueblo.

¿Y cómo se segmentan las audiencias?

Las audiencias se van segmentando dependiendo de los datos de importancia a estudiar para llegar con el mensaje elaborado. Va desde lo académico, demográfico, edad, posición social, entre otros factores que influyen en su objetivo o público meta.

¿Cuál es la estrategia para contraatacar las matrices de opinión?

Uno de nuestros grandes fallos, porque hay que reconocer también nuestros errores, fue no empoderarnos de los espacios digitales. Debemos crear vanguardias digitales y no twittear por twittear; en nuestro país existen colectivos twitteros, pero en mi opinión no generan un contenido que cambie la perspectiva del individuo.

Debemos crear vanguardias digitales y no twittear por twittear; en nuestro país existen colectivos twitteros, pero en mi opinión no generan un contenido que cambie la perspectiva del individuo.Nosotros debemos ser generadores de contenidos, un contenido que vaya más allá de lo ortodoxo, del slogan propagandístico de la revolución. Debemos elaborar contenidos con una connotación creativa, segmentar las audiencias. Si al chamo le gusta la electrónica, hagamos videos que lleven ese elemento. Debemos innovar, no podemos seguir siendo los mismos ortodoxos de izquierda. La única manera de nosotros luchar en este campo es transformar la comunicación digital

En este momento algo convulso, ¿qué temas marcan regularmente tendencia?

En nuestro país, comemos, dormimos y nos bañamos con política; desde la llegada de la Revolución, la población puede opinar libremente. En las redes sociales diariamente se vive eso, las etiquetas son políticas tanto desde posiciones de derecha como de izquierda.

¿Qué condiciona el hecho de sentir la necesidad de publicar sucesos cotidianos con el propósito de buscar seguidores?

El solo hecho de llegarles a más personas, a más usuarios, es una de las cosas que despierta la necesidad. Yo voy contra ese mito de que entre más seguidores se alcanza hay mayor influencia en la comunidad virtual.

Lo que realmente decide es la manera de elaborar el mensaje para obtener más interacciones. Por ejemplo, yo apenas voy a llegar a los 10 mil seguidores y mis publicaciones tienen un alcance de más de 120 mil personas. ¿Cómo lo sé? A través de las métricas y análisis que realizo en mis redes sociales.

Alguna otra consideración que pudiera ser atractiva para un público que comienza a acercarse a Twitter.

No solo acercarse a Twitter, sino a todas las plataformas digitales; sugiero hacer vida en cada una de ellas, cambiar la manera y la forma de comunicarnos. Reitero que debemos dejar atrás los mensajes ortodoxos, teóricos. Innovemos, la creatividad es nuestra salvación ante esta guerra de cuarta generación. Me atrevo a asegurar que el 80% de todas las páginas, cuentas y usuarios vinculados con el humor en nuestra nación, usan mensajes políticos contra la Revolución.

Otro elemento a destacar es que dentro de nuestras filas aún no existe un youtuber, esa persona que realice videos que logren hacerse virales. La derecha tienes arsenales de creativos que generan en promedio más de un millón de visitas en sus redes sociales. Nos queda mucho por avanzar en esos privilegiados espacios que llegan a definir, incluso, la tendencia política ganadora dentro de un país.

Fuente: La Jiribilla

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s