BÁRBARA DANE: LA CANCIÓN AÚN ES PROTESTA

Era 1967 y Bárbara Dane escribía a Marcia Leiseca sobre los días de la Canción Protesta: “Fue un encuentro muy importante en muchos aspectos, algunos de los cuales no serán evidentes hasta que no pase algún tiempo. Desde luego, nosotros ahora debemos comenzar el verdadero trabajo de formar movimientos genuinos que igualen nuestro entusiasmo”.

Es 2016 y los movimientos pudieron concretarse o no a la manera que soñó la artista, pero el entusiasmo, sin duda se multiplicó. Bárbara Dane regresó a la Casa de las Américas cuando están a punto de celebrarse los 50 años de aquellas históricas jornadas que la hicieron coincidir aquí con Isabel y Ángel Parra, Mercedes Sosa, Daniel Vieglietti, Peggy Seeger, Óscar Chávez, Martha Jean Claude, Carlos Puebla y otros muchos en el primer intento que se recuerde en América Latina con el fin de resaltar la canción comprometida con las luchas de los pueblos. Las banderas del jazz, el blues y la canción folclórica se levantaban para exigir el cambio que merecía la sociedad.

cancion_protesta0003_redimensionar-jpg-848x565_q85_upscale

Como su relación con Cuba es también personal, Bárbara ha vuelto en muchas ocasiones a la Casa. Lo hizo en dos ocasiones a finales de los años noventa, también para ofrecer sus conciertos, pero en este caso la visita adquiere un tono más sublime. No solo se trata de las cinco décadas que han traído hasta hoy el espíritu de aquellos primeros años, se trata, más que todo, de que Bárbara tiene casi 90 años y aún sigue haciendo de la canción su propia protesta.

Los archivos de la Casa de las Américas atesoran la correspondencia que matuviera con esta institución la Bárbara Dane jovencísima que sabía podía ayudar con su música a concretar el espíritu de una sociedad mejor. La naciente activista que se formaba entonces enumeraba ideas y proyectos a la luz de sus propios esfuerzos y soñaba, luego del Encuentro de la Canción Protesta, con extender mucho más sus alcances, llevar ese ímpetu hacia otras regiones y convertirlo en una vía para hacer más sólida la conciencia política. Soñaba también con su discográfica Paredon Records, la cual fundó en 1970 y que con más de 50 álbumes defendió desde la música su manera de pensar.

Era una estadounidense amiga de Cuba, de su proceso revolucionario, pero nada más y nada menos que desde los años de la Guerra Fría. Los años en que, aún con más intensidad que nunca, la cercanía con Cuba podía ser una férrea limitante para cualquier artista en los Estados Unidos, mucho más si esa misma artista defendía el respeto a las minorías sociales, estaba en contra de los conflictos raciales, defendía los derechos de la mujer y se oponía a las intensiones imperiales. Pero para ese tiempo ya Bárbara gozaba de cierto prestigio. Había rodado por los principales medios del jazz y la canción folclórica en California y dos años antes de abrir un local propio para su música, Luis Armstrong había reconocido su talento de manera pública. Sin embargo, su carrera artística no podría verse alejada del activismo político que manifestó desde temprano y que entre otras muchas cosas la llevó a asumir una posición en contra de la Guerra de Vietnam.

Actualmente Bárbara promociona su más reciente álbum. Throw It Away ha visto la luz tras 14 años de ausencia en los estudios de grabación y hasta aquí, con el impulso novedoso, mezclado con la historia y la experiencia cómplice que guarda Bárbara con la Casa.

 

Fuente: http://laventana.casa.cult.cu/noticias/2016/12/27/barbara-dane-la-cancion-aun-es-protesta/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s