SOROS, EL BOMBARDERO Y EL FIN DE LA INOCENCIA por Jorge Wejebe Cobo

La época de la inocencia comenzó a declinar para los intelectuales en Estados Unidos  en agosto de 1964 cuando el  congresista tejano Wright Patman, mientras realizaba una  investigación por evasión de impuestos sobre la J. M. Kaplan Fund, de Nueva York, descubrió que dicha institución cultural era en realidad una pantalla de la CIA  para  la guerra cultural  contra la URSS y el campo socialista.

La Revista estadounidense Rampart  hizo un extenso reportaje sobre el tema en 1967  y no tardó en conocerse que la JM Kaplan era solo una pequeña parte de una tupida madeja de tapaderas culturales de la CIA en el que hacía de centro mundial desde 1950 un denominado Congreso de la Libertad Cultural (CLC) con sucursales en 35 países en todo el mundo.

El (CLC)  cumplía con la estrategia de captar en sus esferas de influencia a la llamada intelectualidad liberal que militaba en la izquierda anti soviética para fomentar una alternativa política esencialmente contra los Partidos comunistas y movimientos revolucionarios en el mundo.

Fue apoyado con inagotables recursos financieros para manipular, contratar, comprar o reclutar a miles de artistas, escritores, especialistas, políticos, dirigentes estudiantiles y periodistas además de organizar compañías editoriales, fundar decenas de revistas, costear secretamente eventos en todo el mundo promoviendo la libertad de la creación intelectual en el occidente capitalista como contraposición al “realismo socialista” en boga en la URSS y   sus aliados de Europa Oriental

La CIA  tuvo éxito y logró  que todo el movimiento intelectual que promovía el  (CLC) apareciera como iniciativas espontáneas e independientes de instituciones de EEUU y Europa Occidental. Hasta que en el destape de 1964-67 quedaron comprometidas como vinculadas a esa estrategia y el dinero de la CIA importantes instituciones y mecenas del arte y la cultura como las Fundaciones Ford, Rockefeller, el Museo de Arte Moderno de New York, (MOMA) y otros, todos activos participantes en las actividades del Congreso.

También artistas y escritores aparecieron vinculados con las  lucrativas acciones de la Agencia  como  George Orwell, Irving Kristol, Melvian Lasky, Isaiah Berlin, Stephen Spender, Sydney Hook, Daniel Bell, Dwight MacDonald, Robert Lowell, Hannah Arendt, Mary McCarthy, y muchos otros en los Estados Unidos y Europa

Los comprometidos aportaban la imagen  de intelectuales liberales y conciencia crítica de la sociedad burguesa como  oposición ilustrada al poder político lo que estaba muy lejos de su función real dentro  que el guion del (CLC) les deparó como  figurantes manejado por el espionaje estadounidense.

Inocencia como coartada

Muchos de los participantes argumentaron desconocimiento y esgrimieron como coartada  una buena dosis de inocencia en sus actitudes para  justificar el engaño de que fueron objeto  por la CIA a la que por otra parte, no se le podía negar imaginación para llevar adelante durante casi 17 años y  por primera vez en la historia un engaño de esa magnitud  en el campo de la cultura.

Aunque no todos eran completamente inocentes. En la correspondencia de aquellos años entre la escritora estadunidense  Mary McCarthy y  Hannah Arendt, filosofa alemana y promotora de la lucha contra el totalitarismo se evidencia  que ambas tuvieron conocimiento del papel que jugaban en los planes estadounidenses. Las cartas fueron mencionadas  por  la investigadora inglesa Frances Stonor Saunder en su libro La CIA y la guerra fría cultural,

Hannah Arendt murió en 1975 y el instituto que lleva su nombre, al parecer sirve para auxiliar  las actuales estrategias de  guerra cultural que incluyen como objetivo también una supuesta  réplica de dicho instituto  en Cuba.

Pero adjudicar  a la Agencia la prefiguración  de las futuras contiendas por la mente de los hombres, sería erróneo, ya en la década de 1930 Antonio Gramsci, marxista italiano alertó  desde la cárcel,  bajo el régimen de Mussolini,  que las nuevas guerras se  librarían en el campo intelectual, en la cultura y la educación  lo cual no pasó inadvertido a los teóricos de la inteligencia norteamericana, iniciadores de la Guerra Fría y muchos de ellos desertores del marxismo desde los propios años treinta.

Sin embargo poco hizo la izquierda de aquellos años por asumir las teorías del revolucionario italiano en  sus  estrategias de luchas sociales.

Aunque la denuncia de 1967 y las posteriores investigaciones pusieron al descubierto todo los principales métodos para librar la guerra fría cultural  por los estadounidenses, estos no fueron desechados después de la desaparición de la  URSS y el campo socialista entre 1989-91 y mantiene plena vigencia en la política subversiva contra los países  revolucionarios y progresista.

Soros, el bombardero

Hoy probablemente la subversión presenta un cambio cualitativo con el papel que juega el gran capital financiero-especulador en la guerra cultural.donde aparece  asociado a la geopolítica  estadounidense, algo  muy visible en la labor de uno de los hombres más ricos del mundo George Soros y su emblemática Open Society Foundations  al servicio de esa misión.

Desde fines del siglo pasado Soros se ha implicado en efectivos movimientos anti socialistas en la antigua URSS y Europa Oriental, en golpes de estado y revoluciones de colores como en Ucrania 2013 y es responsable en atizar las llamadas primaveras árabes y por extensión con la guerra civil en Siria y en los planes contra Venezuela, Ecuador, Nicaragua y Cuba.

En los últimos 25 años después de la desaparición del llamado  del socialismo real, se  ha desarrollado, aplicado y hechos públicos  conceptos como las llamadas  “revoluciones de colores”, y su parafernalia de métodos desestabilizadores engañosamente  no violentos, las prácticas del “soft power” y “smart power”,  guerras de cuarta generación, terapias de choque y entre otras doctrinas, que aparecen  como piezas de un gran rompecabezas que se requiere ordenar  para  entender el todo de una estrategia global y a largo plazo de dominación mundial.

El gran complejo Soros, incluyendo su imperio económico, actúa con tanta coherencia  con estos objetivos imperiales que levanta sospechas de que en realidad, más allá de la voluntad de un hombre, lo que realmente actúa en su nombre es el  gobierno estadounidense, sus órganos de inteligencia y propaganda aliados con los círculos de poderes del capitalismo global.

Así los virtuales dueños del mundo, libres de las rígidas carcasas de las instituciones oficiales y las usadas “fachadas culturales” durante casi setenta años y que levantan  siempre suspicacias, logran una mayor flexibilidad y cobertura  mundial para hacer valer sus intereses en todos los  rumbos políticos  de la sociedad y  adicionalmente es eficiente para incidir y manejar  la inestable economía mundial, especialidad del multimillonario de origen húngaro.

El  método  Soros se puede nombrar  también como “bombardeo por saturación” de cifras astronómicas de dólares en donaciones e inversiones  a todo el sistema mundial de la llamada sociedad civil y de gobiernos para que actúen conducidos u  obligados por las circunstancias actuar en línea con los objetivos de la dictadura neoliberal en el mundo.

Aunque para lograr el control, comprometimiento e influencia Soros dona e invierte sus millones de dólares también con iniciativas  filantrópicas  para el  bienestar popular y de perfeccionamiento y cambios de la sociedad capitalista y en el extranjero  mientras no pongan en peligro  las bases del sistema capitalista mundial o favorezcan liderazgos opuesto a la hegemonía estadounidense como ocurre con China y Rusia.

La conexión cubana

Soros socorre iniciativas en EEUU contra la discriminación racial y por motivos religiosos, mejoramiento de la educación popular y hacia el exterior apoya las causas  para el desarrollo de la llamada democracia y la lucha contra  las dictaduras, entiéndase  derrotar los gobiernos revolucionarios  o  incómodos a los EEUU.

Además lleva adelante un proyecto para legalizar las drogas a excepción del crack,  y su venta en el mundo. En este contexto Soros, solicitó reunirse en el 2013 con el entonces presidente de Uruguay, José Mujica, para discutir sobre  el  proyecto  del mandatario de regulación del consumo y la comercialización de la marihuana en ese país . Según analistas el  multimillonario en realidad, se prepara para controlar el comercio de las drogas en un posible escenario mundial  cuando se despenalice su consumo.

También por medio de la Open Society Foundation ofreció apoyar programas educativos en Uruguay con el objetivo de combatir el uso de las drogas y otras adicciones.

En el mes de junio del presente año la Open Society Foundations en New York auspicio una conferencia sobre los futuros cambios en Cuba del proyecto Cuba Posible y sobre el cual uno de los dirigentes de este movimiento que supuestamente es ajeno a los extremismos de derecha, escribió:

“Con satisfacción doy testimonio de que este suceso está siendo posible gracias al entusiasmo, al compromiso y al esfuerzo de la Fundación ‘Sociedad Abierta’ (Open Society), en especial de su equipo para América Latina, quien desde hace algún tiempo se acerca a Cuba y dialoga con actores nacionales de la Isla y de la emigración, y que decidió ser anfitriona y co-financista de esta iniciativa de Cuba Posible”.

Los agradecidos amigos de “Sociedad Abierta” en La Habana con ese compadrazgo  difícilmente podrán convencer de que son ajenos  a los planes subversivos del gobierno norteamericano contra la Isla,  a diferencia  aquellos primeros intelectuales inocentes o no, del Congreso de la Libertad Cultural de 1950,  los cuales  siempre tuvieron el beneficio de la duda.

Fuentes.

La CIA y la Guerra Fría Cultural.  Frances Stonor Saunders.  Editora Ciencias Sociales- La Habana Cuna 2003

http://www.jmkfund.org/history/

http://nicaraguaymasespanol.blogspot.com/2016/09/open-society-foundations-promociona.html

www.cubadebate.cu/opinion/2016/09/11/soros-y-lo-hegemonico-como-alternativo/

http://www.cubadebate.cu/opinion/2016/05/27/los-desafios-actuales-de-cuba-con-george-soros-y-sus-open-society-foundations/#.WB-w1i3hDIU

www.cubadebate.cu/opinion/2016/06/01/el-lobo-y-la-fabula-de-cubaposible/

Tomado de: http://cubaessurtidor.blogspot.com/2016/11/soros-el-bombardero-y-el-fin-de-la.html?view=classic

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s