“CON FACEBOOK EL CAPITALISMO HA ACCEDIDO A NUESTRA DIMENSIÓN MÁS HUMANA”, entrevista a Vicente Serrano

Uno de los temas de conversación, sin duda, de esta Feria del Libro de Madrid va a ser Fraudebook. Lo que la red social hace con nuestras vidas de Vicente Serrano Marín. Por ello era preciso entrevistar al filósofo que ha dado en la tecla al publicar con Plaza & Valdés un muy breve ensayo que reflexiona sobre como Facebook, esa red social con más seguidores que ninguna religión, está afectando nuestras vidas. La amistad, elemento fundamental para la felicidad del hombre según Aristóteles, es uno de los pilares sobre los que se sostiene Facebook. El otro, la biografía virtual que construimos en la red con nuestros comentarios, vídeos y fotografías, está incidiendo sobre nuestra vida real distorsionando nuestra propia esencia. Nuestras emociones se han convertido en mercancía que regalamos a un gigante que se hace de oro. Esto es lo que Vicente Serrano Marín nos ha contado.

Una entrevista de Luisa Cabello

En la contraportada de tu libro Fraudebook. Lo que la red social hace con nuestras vidas ya se advierte sobre los riesgos de Facebook. Bajo una apariencia amigable, donde ponemos nuestra biografía y ponemos quienes son nuestros amigos, se esconde un lobo que nos puede dar un susto?

Yo no diría tanto un lobo, aunque podemos jugar con esa metáfora, aunque tampoco se trata de demonizar la tecnología, en este caso FB,  pero sí que es cierto que hay una parte de FB que permanece en cierto modo oculto, que no se conoce, que no se saca a la luz. Mi intención con este libro, justamente es sacar a la luz lo que yo vi en un momento determinado que me llevó a escribir este ensayo. Es indudable que se trata de una herramienta de comunicación  muy poderosa pero contiene dimensiones fraudulentas. No fraudulentas en sentido técnico, o delictivo, en el sentido de que no se corresponde exactamente con lo que es, no se manifiestan algunas dimensiones que permanecen ocultas.

Voy a ponerte dos ejemplos de ese carácter que a mi me parece fraudulento. El primero de ellos es que dice que es un servicio que es gratis y lo será siempre, y el usuario que accede como se accede a una cuenta de correo electrónico, de forma gratuita, pero está cediendo cosas a cambio de ese servicio. Por utilizar un término que todos conocemos, salario a cambio de producción, el usuario de FB está produciendo y está generando beneficios a ese gran dispositivo de mil quinientos, mil seiscientos millones de usuarios y a cambio de eso recibe, sí, un servicio pero en realidad está pagando un precio. El precio que está pagando es que está depositando su intimidad, su vida afectiva, y la está depositando a perpetuidad, cede la propiedad de toda la información que cuelga. Es interesante saber que ese tipo de información que cuelga no es cualquier información, es una información que afecta a lo más intimo de las personas, a momentos que son parte de lo más propio, lo más íntimo.

CEDEMOS NUESTRA INTIMIDAD Y PRODUCIMOS PARA FACEBOOK A CAMBIO DE USAR UN SERVICIO GRATUITO

De hecho Facebook se articula a partir de la estructura misma de lo que es el dispositivo. Se articula sobre dos pilares que son la idea de amistad y la idea de biografía. La palabra amistad aparece constantemente, es una red de amigos en un sentido amplio de amistad, pero en todo caso una red de amigos. La amistad es una relación decisiva en la vida de los humanos, y la biografía es igualmente decisiva porque es lo que expresa, o como nosotros expresamos nuestra propia identidad, reflexionamos sobre los acontecimientos, sobre lo que vamos haciendo, sobre…. Y vamos generando una biografía que nos viene dada, es decir los contenidos los depositamos nosotros desde nuestra libertad, pero los depositamos en un dispositivo. Ese dispositivo nos devuelve articulada una reflexión sobre lo que es nuestra propia vida y se convierte en nuestra biografía. Es evidente que no es nuestra biografía, ese depósito de acontecimientos, de fotografías, de opiniones que está extraído de nuestra propia vida articula y se objetiva en un dispositivo que está ahí y es el mismo para personas muy diferentes, de países diferentes,  de confesiones religiosas muy diferentes, de ideologías muy diferentes y que además es un dispositivo enormemente simplista”.

No solamente generando beneficios son que además sino que además puede ocurrir que se compren los datos que generamos voluntariamente vuelven en forma de una póliza de seguro más cara porque haces deporte de alto riesgo o sales de marcha con los amigos.

Por supuesto. Hay una dimensión que ha sido denunciada reiteradamente. Es conocido los riesgos que tiene depositar ahí aspectos de tu vida, momentos de tu vida en los que tú no estás siendo consciente, hay momentos que luego pueden tener consecuencias. El ejemplo que tu pones es uno, y hay otros, en los que determinadas empresas ya no atienden a tu curriculum pero sí a lo que tu has colgado y te acaba perjudicando.

Además hay otras dimensiones: ese aspecto de control y esos peligros, de riesgos que tienen que ver con que esa información que está ahí va a organismos gubernamentales, conocidas la conexiones entre Facebook y a la Agencia de Inteligencia Americana. Todo eso está ahí”. Ahora, este libro, este ensayo, esta reflexión ni siquiera se ocupa exactamente de eso. Lo que trata de es qué pasa cuando nosotros acudimos a un dispositivo que aparentemente nos hace más libres, nos da una enorme libertad de comunicación, y cuál es la contraprestación de eso que, vuelvo a decirlo, es gratis, pero que a lo mejor no es tan gratis. Eso es lo que yo quería desvelar, cómo estamos jugando con un dispositivo que está articulando bajo la apariencia de libertad nuestra propia versión de humanos, nuestra vida afectiva”.

Es un libro de filosofía en toda regla en la que abordas los temas que el hombre trata desde que es hombre, quiénes somos, qué es la felicidad, qué es la amistad, dónde está la libertad. ¿No es que estamos simplemente en una nueva fase, una nueva revolución industrial y bajo esta nueva situación volvemos a las preguntas de siempre?

Cuando dices que es un libro de filosofía, los libros de filosofía pueden ser libros técnicos, hay colegas más académicos y luego hay libros en los que, desde mi formación filosófica, uno reflexiona sobre lo que está ocurriendo. La Filosofía siempre ha hecho eso. En la Grecia clásica el tema de reflexión era la virtud, nociones que han quedado diluidas, pero en nuestro presente uno de los temas a reflexionar sin duda es este universo digital y algunas de sus expresiones, en realidad todas. En este caso se trata de una reflexión en la que inevitablemente yo voy cargado de mi trayectoria y lo vuelco y lo proyecto sobre este dispositivo que tiene tanta influencia en nuestras vidas modificando nuestros hábitos de relaciones con nosotros mismos, con los demás y con el entorno.”

NUESTRA VIDA AFECTIVA, MERCANCIA DE FACEBOOK 

Para definir la felicidad mencionas a Aristóteles que “consideraba un elemento esencial de la felicidad la necesidad de tener amigos”, o hablas del Libro del Eclesiastés ( a.C.): “De todos los bienes que la sabiduría procura para la felicidad de una vida completa, el mayor con mucho, es la adquisición de la amistad”. ¿Ha cambiado de verdad el concepto de amistad con Facebook y las redes sociales?

El tema es delicado. Todos sabemos que la amistad de Facebook no es la amistad ahora es verdad que, y tu has empezado hablando de la felicidad,  la amistad en la definición clásica de Aristóteles exige, entre otras cosas, tener amigos. La felicidad tiene que ver con esa amistad. La amistad básicamente es una relación reducida a un número de personas donde compartes desinteresadamente determinados vínculos afectivos que van más allá de intereses, etc. En Facebook la palabra amistad tiene un uso sorprendente. Nadie tiene cientos de amigos pero la media de usuarios de Facebook, hay estudios sobre ello,  que tiene la gente está en cien, doscientos, trescientos amigos…. Eso no es la amistad, eso son relaciones muy variadas, de muchas características, que ocultan incluso enemistades, que tienen que ver con intereses y que tienen que ver con una dimensión de Facebook que a mi me parece clave, que es precisamente esa dimensión publicitaria, es una gran herramienta de comunicación.

LA AMISTAD, HERRAMIENTA DE PUBLICIDAD EN FACEBOOK

Hablábamos antes de mil seiscientos millones de usuarios interconectados. Como herramienta publicitaria es extraordinaria porque además tiene esa capacidad en la que se pueden compartir contenidos y  donde todo está sometido al escrutinio del “Me gusta”, que se ha convertido en una de las piezas clave de Facebook. Esa mezcla, el cruce entre la relación afectiva que es la amistad y la publicidad me parece a mi que es núcleo determinante de por qué Facebook se ha convertido en una especie de gran fábrica de intimidad en donde el usuario, que en realidad no es un usuario, sino que es un productor, que como salario recibe ese servicio que presta, pero que cede algo tan importante como su intimidad. Es decir, de manera inadvertida la mayor parte de os casos, bajo la apariencia de libertad, que lleva su vida afectiva a la condición de mercancía”.

NOS ANUNCIAMOS TODOS COMO SI FUÉRAMOS MERCANCÍA, NOS OLVIDAMOS DE SER QUIENES SOMOS

Ahora mismo cuando nos planteamos una posible denuncia, sí, esa es la palabra, de ese uso adulterado de la noción de amistad, no estamos negando que fuera de Facebook no haya relaciones de amistad, no estamos negando que incluso dentro de Facebook haya relaciones de amistad, pero sí me parece un síntoma que la palabra amistad se convierta en esa clave decisiva en la red, y sin embargo la red se haya convertido realmente en una herramienta de publicidad. Si no hubiera jugado con ese elemento afectivo que hay detrás de la palabra amistad, sino no hubiera sido esa herramienta de publicidad. De hecho Facebook tiene unas características que no tienen otras como Linkedin profesional que no tiene tata dimensión afectiva, tiene una dimensión de características discursivas.”

CON FACEBOOK EL CAPITALISMO HA ACCEDIDO A NUESTRA DIMENSIÓN MÁS HUMANA

Y luego está esa maravillosa palabra, libertad, que no es más que un espejismo, la utopía que ilumina el camino del hombre occidental. ¿No es Facebook en ese sentido una oportunidad no exenta de riesgos? ¿No se vive más libre en el anonimato?

Yo utilizo una expresión para evidenciar las dificultades que tiene esa lectura que es la libertad de Facebook que es la de la ironía del dispositivo, que es una expresión al final del volumen primero de la Historia de la sexualidad en la que que define Focault que es esa ironía del dispositivo de hacernos creer que somos más libres cuando nos someten es una tendencia generalizada, La tendencia a que con la apariencia de libertad, vamos perdiendo esa libertad, vamos cediendo esas dimensiones hasta las que ahora no había cedido el capitalismo Aparentemente somos más libres pero estamos trabajando frente a un espejo que nosotros aparentemente construimos que devuelve nuestra imagen pero que no es exactamente lo que somos nosotros que incide sobre nuestra propia construcción, en nuestra propia autoconciencia, que incide en la reflexión de lo que nosotros somos, que es nuestra biografía”.

 

27 mayo, 2016

 

http://lacuevadelerizo.com/entrevista-a-vicente-serrano-marin-fraudebook/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s